Sobre nosotros

Nuestra visión

Wiskerke Onions es un actor importante en el procesamiento y la exportación de cebollas. Estamos orgullosos de ello, pero quizás más orgullosos todavía estamos sobre el hecho de que todo en nuestra empresa está orientado a que al plato del consumidor lleguen las cebollas de la mejor calidad. Solo las mejores cebollas, chalotas y ajos pasan nuestros estrictos controles de calidad. Los ingredientes del éxito de Wiskerke Onions son un amor profundo por nuestros productos, un fuerte espíritu comercial y las soluciones de automatización innovadoras.

Nuestra empresa

Wiskerke Onions está especializada en el procesamiento, el empaque y la distribución de una amplia selección de cebollas. Somos una empresa familiar con fuertes raíces, que ha pasado desde 1933 de generación en generación. De este modo, el tesoro de conocimientos y experiencia se mantiene en nuestra fantástica e innovadora empresa. Chayenne es la cuarta generación de Wiskerkes que tiene la dirección ejecutiva de Wiskerke Onions. «Lo hermoso de este negocio es que nunca se detiene. Siempre y en todas partes se comerán cebollas.»

Nuestra historia

La historia de Wiskerke Onions cuenta la historia de una empresa familiar fuerte, enraizada en la tierra arcillosa de la Kruiningen zelandesa. En más de 80 años ha pasado de ser una empresa comercial pequeña de cebollas y patatas a convertirse en un especialista de cebollas internacional que da trabajo, hoy en día, a 75 empleados. El fundador Jacob Wiskerke llamó a la empresa en su momento «Negocio en cebollas y patatas», porque se dedicaba originalmente a diversos grupos de productos. Aunque desde entonces han cambiado muchas cosas, nuestro espíritu comercial continúa siendo fuerte.

«En cuatro generaciones, de empresa comercial local a actor mundial»

sólo las cebollas

Dos generaciones después, nuestra empresa tiene un aspecto completamente diferente. Los años pioneros han pasado y los comerciantes intermediarios también han desaparecido. Wiskerke Onions se concentra desde entonces exclusivamente a un grupo de productos: cebollas. En todos los tipos imaginables, pero sobre todo la conocida cebolla amarilla, las cebollas picantes y dulces y las sutiles chalotas. Posteriormente, se agregó el ajo.

la automatización inteligente

Una generación más tarde nuestra empresa experimenta un crecimiento explosivo y el enfoque se concentra en una profesionalización mayor y en la inversión en automatizaciones inteligentes. Tal como en nuestra máquina clasificadora óptica con cámaras infrarrojas y técnicas láser. Paso a paso y país por país hemos ido ampliando nuestra empresa. Desde Kruiningen exportamos actualmente a unos 95 países diferentes en todo el mundo.

Nuestro futuro

¿Cómo concebimos nosotros nuestro futuro? Queremos mantener el curso dado y hacer nuestro sector más duradero y eficiente. Lo mejor no siempre es igual a más. El crecimiento es una buena cosa, pero nuestro enfoque está centrado justamente en la creación de sinergia. Compartir conocimientos y experiencia y, de ese modo, trabajar junto con nuestros socios en soluciones que ofrezcan conjuntamente beneficios a nuestro sector y a todos los que están activos en ello.

Iniciar proyectos duraderos

En los próximos años, Wiskerke invertirá en nuevas máquinas clasificadoras a fin de poder garantizar aún más la calidad de las cebollas. Junto con otras empresas buscaremos, además, un beneficio sinergético en cuanto a energía y transporte. Nuestro objetivo es ser un elemento duradero. Asumir nuestra responsabilidad en la cadena.

El reciclado de los residuos de calor

Un proyecto concreto es la reutilización del calor residual. Nuestros intensivos procesos empresariales demandan una gran cantidad de energía. Por esta razón buscamos la colaboración con la empresa vecina Lamb Weston / Meijer. Wiskerke Onions utilizará el calor residual de este procesador de patatas para el proceso de secado de las cebollas y para generar calor empresarial. Juntos ahorramos, de este modo, una enorme cantidad de gas natural y reducimos nuestro emisión de CO2.