Consumidores

Todo sobre las cebollas

En todas las cocinas, las cebollas son el saborizante de cada plato. La cebolla forma parte del «Allium» (familia de las amarilidáceas), al igual que los puerros, el ajo y el cebollino. Cada tipo de cebolla posee sus propias características exteriores especificas y, por supuesto, su propio sabor. La cebolla roja tiene una cáscara delgada de un rojo profundo/morado. Debido a su hermoso juego de colores, esta cebolla es muy adecuada para ensaladas.

El sabor de la cebolla roja es algo menos fuerte que el de la cebolla más conocida: la amarilla. Tan pronto como se fríe esta cebolla, su sabor se hace bastante más dulce. La cebolla amarilla se puede utilizar para prácticamente cualquier plato y se la recomienda, principalmente, para aves, carne asada o en estofados. La chalota se parece, en cuanto a su sabor, un poco a la cebolla roja: ligeramente dulce con algo de picante. Pero justamente un poquito menos picante. Ideal para salsas aceitosas o para adorno.

Las cebollas holandesas llegan a todas partes

Holanda es el país perfecto para el cultivo de la cebolla. Entre otras cosas, porque la temperatura y las horas de sol son óptimas en nuestro país. Nuestro país es el único capaz de suministrar cebollas frescas durante todo el año, porque las podemos almacenar muy bien frescas. Wiskerke Onions suministra sus productos en todo el mundo. Hace ya más de 80 años cultivamos, procesamos y exportamos cebollas. De todos los tipos y tamaños. Han sido cultivadas en la fértil arcilla holandesa y suelos de arena y son cosechadas por los mejores productores. Por medio de camiones y buques, nuestras cebollas llegan a nada menos que 95 países en todo el mundo.

Las cebollas son sanas

¡Las cebollas no solo añaden mucho sabor a los platos, sino que además son muy sanas! Y es que las cebollas tienen vitaminas y minerales que favorecen la salud.

¡Además, las cebollas le añaden mucho sabor a su plato! Al freír una cebolla, a los pocos minutos todo el mundo en casa exclama: ¡qué rico huele! Y las posibilidades de preparación son infinitas. Puede freír la cebolla unos instantes en la sartén, añadirla cruda a una ensalada o al arenque. Pero también puede cocerla, guisarla, asarla, freírla o usarla como base de un buen caldo. ¿Necesita inspiración? Vea aquí una serie de recetas originales.

Sepa lo que come

Antes de que la cebolla, picada o en anillos, llegue a su plato, ha hecho un largo camino. No es extraño que usted quiera saber qué camino ha hecho exactamente. En una necesidad creciente de comida más responsable, muchas personas desean saber la procedencia de sus productos. Nuestros importadores, el supermercado donde compra sus productos tienen una visión general de toda la información sobre el origen y la historia. De este modo, puede ver exactamente dónde se ha cosechado la cebolla que llegó a su plato, quién ha sido el productor y qué camino ha hecho hasta su destino.